La leyenda del hilo rojo del destino

La pulsera de la leyenda del hilo rojo del destino

¿Crees en la leyenda del hilo rojo del destino?

A veces ocurren cosas inesperadas y sorprendentes cuya explicación es desconocida. Quizá esa explicación se perdió en el tiempo y ya nadie la recuerda. Pero no seríamos humanos si no fuéramos curiosos… ¿Verdad? ¿Quién sabe por qué a veces conectamos de forma especial con alguien a quien jamás habíamos visto? ¿Por qué tenemos la sensación de conocer de siempre a alguien con quien estamos hablando por primera vez? ¿Cómo de la semilla de una efímera mirada brota un amor que desafía el espacio y el tiempo? Puede que el amor a primera vista sea un amor largamente planeado y es cuando las miradas se encuentran que las almas se reconocen. Amor a primera vista sí, pero no al primer latido… El alivio a la soledad puede que llegue de miles de kilómetros en forma de palabras que acompañan y no abandonan. Solo hacía falta el lugar adecuado, el momento indicado. Quizá el olvido del dolor nos lo regale una amistad inesperada con palabras nuevas. Puede que alguien se nos cruce y lea nuestro en interior lo que los demás no entendieron. Por fin puede que un alma hable el mismo idioma que tú y dejes de ser ininteligible para todo el mundo.

El eco de una Sonrisa

A veces una sonrisa tiene eco en otra sonrisa lejana. En ocasiones llora contigo quien acaba de conocer tu pena. Es probable se te una en la emoción alguien que ve salir el sol cuando tú ves salir la luna. Y tal vez cuando suspiras y alguien a quien no ves a tu lado suspira contigo. El destino es generoso y a veces te regala personas a las que amar y que te aman desde que naces. Una madre, un padre, abuelos, hermanos, tíos y primos por los que das las gracias cada día. Vínculos eternos sumados en uno solo al que llamamos FAMILIA. Conexiones evidentes y tangibles o conexiones inexplicables por la casualidad sorprendente… todas nacen del mismo lugar: el corazón.

La leyenda del hilo rojo

Y, ciertamente, hay una leyenda que nos cuenta la existencia de las conexiones de amor que teje el corazón. Cuenta la leyenda del hilo rojo del destino que el hilo rojo crea las conexiones que luego harán que nos encontremos con todas las personas destinadas a aparecer en nuestra vida. Existe una arteria llamada ulnar que viaja del corazón hasta nuestro dedo meñique, de allí, en forma de hilo rojo nos une de forma invisible con otras personas. No importa cuando, no importa donde, ni siquiera importa el cómo, esas personas se cruzarán en nuestra vida. Algunas en forma de familia y otras en forma de regalos inesperados. Así como el corazón late recibiendo y entregando vida a través de las venas, así nuestras vidas laten recibiendo y entregando amor, amistad, consuelo, agradecimiento, ánimos… Todos entrelazados para dar y recibir lo mejor de nosotros mismos. Un hermoso hilo rojo del destino que viaja de nuestros meñiques hacia los de esas personas que nos necesitan y a las que necesitamos. Almas que estábamos destinadas a conocernos y un día un pequeño tirón nos avisa de que ya están aquí. Llegan guiadas por el hilo rojo del destino, indestructible, infalible, inevitable.

Dale la bienvenida

Les damos la bienvenida rebosantes de felicidad pues la espera a veces es larga, pero la alegría del encuentro hace olvidar la añoranza. El hilo tira y cantamos aquello de “parece que te conociera de toda la vida”. Nada es casual. El azar disfraza lo que ya había sido planeado pero no entendido. Las casualidades solo son cruces del hilo… Hay que estar atentos. Nunca sabemos cuando ni donde pasará, pero sentiremos que debemos tirar… tirar del hilo de la leyenda del hilo rojo del destino.

Isabel Cánovas

Ayúdanos a compartir la Leyenda del Hijo Rojo del destino
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en email
Correo

El Regalo

El equipo del hilo rojo del destino ha diseñado una pulsera que simboliza la leyenda. Con un broche en plata de ley, con los meñiques entrelazados y unidos por un cordón rojo.
Últimas publicaciones